Proyecto Educativo

La Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria convoca, mediante la Resolución del 22 de marzo de 2006, a los centros públicos que impartan enseñanzas de Educación Infantil, Educación Primaria o Educación Secundaria, a la presentación de Proyectos de Innovación Pedagógica y Organizativa para su desarrollo, dentro del Plan de Apertura de Centros a la Comunidad, durante el curso 2006/2007. El cambio de costumbres, derivado de las nuevas necesidades sociolaborales de los padres y madres de nuestros alumnos y alumnas, la incorporación cada vez más numerosa de la mujer al mundo laboral fuera del hogar, hacen más acuciante cada día armonizar el sistema educativo hasta racionalizarlo en un mejor servicio público para toda la comunidad.            

Unido a estos cambios e impulsado por ellos, se hace ineludible proporcionar una formación integral a la persona y, de manera más significativa, al niño/a que se incorporará en un futuro al mundo de los adultos, al mercado laboral y a la vida social plena, a la vez que posibilitar al niño/a para que pueda vivir y crecer dando “respuestas coherentes a su derecho al ocio y tiempo libre de una manera imaginativa, formadora, creativa y lúdica”.

Nuestros escolares asistirán, cada vez más frecuentemente, de manera voluntaria o impulsados por sus padres-madres ante las expectativas laborales futuras, a numerosas actividades y clases complementarias, extraescolares, de carácter formativo, lúdico-deportivas, técnicas o artísticas, después de su jornada académica habitual, siendo muchas veces, actividades que discriminan o marcan distancias socio-formativas y desigualdades formativo-educadoras, a las que todos los alumnos/as deberían poder concurrir para evitar marginaciones de base, derivadas de desigualdades económicas, familiares, ambientales y sociales que un buen sistema y organización escolar, debería contribuir a paliar, compensar y evitar en lo posible.

Aunque valiosísima la aportación y ayuda de los padres-madres, sería insuficiente si el centro como institución no asumiese su papel dinamizador, propulsor, receptor de ayudas y colaboración propia y pluri-social de las diversas Instituciones y colectivos sociales en los que se halla inmerso y de los que es parte activa.

Esta realidad y demanda social de educación y formación complementaria, que son legítimas, deben ser asumidas proporcionalmente por la comunidad educativa, donde el niño/a se está educando y formando, a la vez que por las administraciones y poderes públicos.

Tenemos aquí disponible el texto completo del PIPO de nuestro colegio.

Anuncios